En los malos tiempos: solidaridad. Servicio de consultas gratuitas por correo de Vigocanes

Abrimos un servicio de consultas gratuitas por correo: canisvigo@gmail.com (si lo consideramos, por la gravedad de la consulta, os llamaríamos por teléfono), ¡ningún perro abandonado! ¡ningúna persona sin nuestra asistencia profesional!




Tened paciencia en el tiempo que puede demorar nuestra respuesta, trabajamos en servicios esenciales para la comunidad y os responderemos en nuestro tiempo libre (de encierro en casa).







Las señales de calma en perros: una profundización

Leemos un interesante artículo de Stanley Coren en https://www.psychologytoday.com/ donde reflexiona sobre las señales de calma en perros y aporta su reconocimiento científico a través de un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores dirigido por Chiara Mariti DVM, MSc,PhD European Veterinary Specialist in Animal Welfare Science, Ethics and Law Member of European College of Animal Welfare and Behavioural Medicine

El concepto de señales de calma fue introducido por la educadora de canina noruega Turid Rugaas en un corto libro (78 página) El lenguaje de los perros: las señales de calma, publicado por primera vez en 1996. En el se describe alrededor de 30 formas de comportamiento o lenguaje corporal que los perros usan en interacciones sociales con otros perros, particularmente en interacciones donde el perro se siente incómodo o se siente amenazado. Es su creencia que el uso de señales de calma tiende a disminuir la probabilidad de que otro perro actúe agresivamente hacia el perro que realiza la señalLas señales de calma más comunes son
• Mirando hacia otro lado (apartando la cabeza del otro perro) 
• Volviéndose [aquí todo el cuerpo se gira de modo que el lado o la espalda se enfrenta al otro perro] 
• Bostezando 
• Hacer una "cara suave" [incluyendo las orejas hacia atrás, los párpados abiertos, la frente suavizada, la boca cerrada] 
• Congelar [detener todo movimiento independientemente de si el perro está de pie, sentado o acostado ] 
• Lamiéndose el labio [o la nariz, o simplemente chasquear la lengua en frente de la cara] 
• Olfateando el suelo [como si estuviera interesado o explorando algo allí] 
• Sentado 
• Acostado [vientre contra el suelo, patas delante] 
• Levantando una pata 
• Rascarse [como si el perro simplemente responde a una comezón] 
• Agitar [esto puede ser un ligero batido o involucrar todo el cuerpo como si estuviera húmedo] 
• Arco de juego 
• Parpadeo 
• Movimientos lentos 
• Cola lenta meneando con la cola baja 
• Moverse en una curva [al acercarse o salir del perro muestra su lado y no se acerca directamente al frente del otro perro] 
• Chasquido de labios 

Rugaas que no es un científico y no ofreció pruebas experimentales de que este tipo de señales realmente funcionaban cuando se trataba de reducir la probabilidad de agresión entre perros. Sin embargo, sus observaciones eran perspicaces, y los ejemplos que daba eran muy convincentes. Sin embargo, hay un problema que a menudo plaga nuestra capacidad de entender correctamente los comportamientos y los acontecimientos, y eso es algo llamado el sesgo de confirmación en el que tendemos a recordar sólo ejemplos que confirman nuestras creencias y expectativas. Es por eso que tantas personas sienten que tienen un "sistema" que pueden utilizar en los juegos de azar para vencer a la casa en los dados, o la ruleta u otros juegos de azar. Ellos creen que tienen un sistema ganador porque sólo recuerdan los tiempos que ganan e ignoran los tiempos que pierden. Tal vez aquellos de nosotros que trabajamos con perros sólo recordamos los momentos en que la agresión es reconducida después de una señal de calma y olvidamos las veces en que no lo hizo. 

La razón por la que debemos preocuparnos de tal sesgo aquí es porque Rugaas está sugiriendo que estas señales de calman son una forma de comunicación. Un psicólogo sugiere que se trata de gestos de apaciguamiento, que son una forma específica de comunicación que pretende evitar cualquier comportamiento hostil que pueda ser contemplado por otro individuo. Sin embargo, también es posible que estas señales sean simplemente signos instintivos de estrés y no sean elegidas por el perro amenazado como un medio de comunicación. Por ejemplo el bostezo es conocido por ser un signo de estrés en los y no puede ser concebido en absoluto como una señal de comunicación. Además, algunas de las señales de calma pueden ser simplemente lo que los psicólogos llaman comportamientos de desplazamiento que ocurren cuando un animal está en conflicto entre dos impulsos, como querer acercarse a algo pero no estar seguro al mismo tiempo. Este tipo de conflicto psicológico a veces produce un comportamiento que no tiene nada que ver en absoluto con la situación, como en el caso de los perros, rascarse, oler el suelo, etc. 

Dada la ausencia de datos científicos que demuestren que con las señales tranquilizadoras en realidad se calman, Stnley Coren le complace ver la publicación de un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores dirigido por Chiara Maritidel Departamento de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Pisa en Italia. El estudio incluyó a 24 perros que fueron grabados en video al interactuar dos a la vez. Los perros fueron colocados en el área de prueba con un perro familiar o desconocido. Se recogieron datos sobre señales de calma y sus efectos. Un total de 2.130 de tales señales se observaron durante el curso del estudio. 

Las señales de calma más frecuentes fueron el giro de la cabeza, lamer el labio, congelarse y dar la vuelta. Si estas señales significaban realmente comunicación, entonces deberían aparecer más a menudo cuando el perro objetivo estaba interactuando con otro perro en lugar de cuando los perros estaban en el área de prueba y no interactuabanEste parece ser el caso. De hecho, la mayoría de las señales de calma ocurrieron cuando los perros estaban bastante cerca, dentro de una distancia de cuerpo y medioEn general se mostraron más señales de calma cuando un perro estaba interactuando con un perro desconocido, en lugar de uno que había encontrado y había tenido contacto social con anterioridad. Esto tiene sentido ya que todas las interacciones con individuos desconocidos contienen una mayor posibilidad de amenaza, y tal vez enviar una señal calmante podría ser una costumbre canina para evitar la hostilidad. 

¿Las señales de calma realmente hacen la diferencia? Durante este estudio hubo 109 casos de comportamiento agresivo. Ninguno de estos actos agresivos fue precedido de una señal de calma, lo que sugiere que si se hubiera emitido una señal de calma la agresión podría haberse evitado. Algo que parece apoyar esta idea es el hecho de que en el 67 por ciento de los casos en los que la agresión acababa de ocurrir al menos una señal de calma se produjo inmediatamente después. La eficacia de esa señal de calma es apoyada por el hecho de que en más del 79 por ciento de los casos cuando ocurrió después del acto agresivo inicial, la hostilidad se desaceleró. Este tipo de datos ciertamente apoyan la idea de que las señales de calmarealmente tienen un efecto calmante. 

Lamentablemente, el efecto no fue universal. Estos investigadores informan que había un perro en su muestra que no respondía a las señales de calma de los otros perros y continuó la agresión como si no se hubiera dado ninguna señal de calmaEstoy tentado (Stanley dice) de hacer un paralelo con los psicópatas criminales humanos en este caso. Se ha demostrado que estos psicópatas no responden al contenido emocional de la comunicación de otras personas y parecen no mostrar empatíaTeniendo en cuenta todo lo que hemos aprendido sobre la similitud entre la psicología de los perros y los seres humanos, no hay razón para esperar que esta analogía de psicología humana y canina pudiese existir…

Si ignoramos los datos de este posible psicópata canino, los resultados de este estudio parecen ser que las señales calma dadas por un perro pueden realmente cambiar el comportamiento de los perros que recibieron estas señales y reducir el nivel de agresiónSin embargo, los investigadores describen su experimento como un estudio piloto, y todavía deja algunas preguntas sin respuesta. Por ejemplo todavía no sabemos si estas señales son exhibidas de verdad por los perros en un intento consciente de calmar una situación potencialmente amenazadora. Sabemos que los perros tienen empatía por otros perros en apuros y parecen tratar de actuar de una manera de apoyo. Tal vez las señales de calma no son la comunicación en el sentido estándar de la palabra, sino que proporcionan información al perro potencialmente agresivo. Los perros leen las indicaciones del estado emocional de otros perros, y tal vez viendo que el perro que están enfrentando está estresado y actúasumisamente, el agresor potencial entiende que este otro perro probablemente no sea un peligroAdemás, es posible que el perro potencialmente hostil responda al estado emocional de su contrincante, sienta empatía por el perro asustado y, al hacerlo, los impulsos agresivos desaparezcan

Stanley Coren (Professor Emeritus in the Department of Psychology at the University of British Columbia. His undergraduate degree is from theUniversity of Pennsylvania and his doctorate in Psychology is from Stanford University) y [autor de muchos libros incluyendo: Dioses, fantasmas y perros negros; La sabiduría de los perros; ¿Los perros soñan? Nació para ladrar; El perro moderno;¿Por qué los perros tienen las narices húmedas?Los Pawprints de la Historia; Cómo piensan los perros; Cómo Hablar Perro; Por qué amamos a los perros que hacemos; ¿Qué saben los perros? La inteligencia de los perros; ¿Por qué mi perro actúa de esa manera? Perros comprensivos para los maniquíes; Sueño ladrones; El síndrome del zurdo).

Referencias 

Turid Rugaas (2006). Calming Signals, 2nd ed. Publicación de DogwiseWenatchee, WA. 

Chiara Mariti, Caterina FalaschiMarcella Zilocchi, Jaume Fatjó, Claudio SighieriAsahi Ogi y AngeloGazzano (2017). Análisis de la comunicación visual intraespecífica en el perro doméstico (Canisfamiliaris): Estudio piloto sobre el caso de las señales calmantes. Journal of Veterinary Behavior18, 49-55

La ventana de la socialización, de Santiago de Vigocanes



Título: La ventana de la socialización.
Autor: Santiago de “Vigocanes”


La visión actual que tenemos del perro está íntimamente ligada a los más recientes avances científicos y a la aplicación de la metodología científica a su observación y estudio. El descubrimiento del ADN o genoma mitocondrial como aquel indicador que establece el parentesco, dio como resultado una primera premisa de la definición del perro: su descendencia del lobo. En base a esta premisa se abrió un nuevo mundo en el conocimiento de la especie.

Una segunda premisa podemos ubicarla en el concepto de domesticación, de cómo aquel animal salvaje se acercó y colaboró con unos primitivos asentamientos humanos llegando a formar parte de las familias. Acercamiento interesado (alimentario) y evolución de la especie a través de la selección como se demuestra en el experimento Belyaev (1).

El tiempo también es un factor determinante en esta relación entre especies distintas (la canina y la humana), en (2) Altai (Siberia) se datan restos de ADN de un fósil de un perro en 33.000 años, (2) en la Cueva de Goyet en Bélgica se encuentra restos de 36.000 años de antigüedad. Como conclusión llevamos en simbiosis muchos miles de años, tantos como para establecer una relación que nos lleva a decir que son parte de nuestra familia sin lugar a dudas.

En el contexto de lo dicho y como resultado del estudio y la observación de cachorros de perro y lobo (3), se constata que los cachorros experimentan la percepción de estímulos de su entorno durante una ventana de desarrollo de cuatro semanas conocida como período crítico de socialización.

Cuando la ventana de socialización está abierta, los cachorros de perro y de lobo empiezan a caminar y a explorar sin miedo, y durante toda su vida conservarán un sentimiento de familiaridad con las cosas con las que tengan contacto en este periodo. En esta fase, los perros domésticos pueden entrar en contacto con personas, caballos e incluso gatos, y sentirse cómodos con ellos para siempre. Pero a medida que avanza este período, el miedo aumenta y después de que se cierra esta ventana, las imágenes, sonidos u olores nuevos provocarán una respuesta de miedo y recelo, y en consecuencia el impulso del animal a defenderse por todos los medios, incluyendo atacar. Su respuesta más común es la huida delante de aquello que representa una amenaza, inclusive cuando se trate de una gran pluma de ave o una bolsa llevadas por el viento...

Sabemos que el instinto de supervivencia se manifiesta huyendo o atacando dependiendo del animal, de las circunstancias del entorno y del tipo de amenaza. Tratamos a una cachorrita que manifestaba miedo y ladraba delante de determinado tipo de papeleras urbanas…

Mediante las citadas observaciones se confirma que tanto los cachorros de lobo como los de perro desarrollan el sentido del olfato a la edad de dos semanas, el del oído a las cuatro semanas, y el de la vista a las seis semanas, como promedio.

Sin embargo, estas dos subespecies entran en el período crítico de socialización a edades distintas. Los perros comienzan este período a las cuatro semanas de edad, mientras que los lobos lo hacen a las dos semanas de edad. Por tanto, cada especie experimenta el mundo durante ese transcendental mes de manera muy distinta, y esto probablemente conduce a caminos de desarrollo diferentes.

Han comprobado que los cachorros de perro sólo comienzan a explorar y a caminar después de que los tres sentidos, el olfato, el oído y la vista, están funcionando, lo cual les ahorra bastantes sustos.

En general, resulta bastante sorprendente cuán diferentes son los perros de los lobos a esa temprana edad, teniendo en cuenta lo cercanos que están genéticamente. A mi me gusta comentar a los alumnos que el perro es una subespecie del lobo pero podemos decir que son prácticamente diferentes en su comportamiento, conocer su origen es fundamental para entenderlos pero uno es un animal salvaje y otro es parte de nuestra familia.

Estas experiencias asociadas al desarrollo que viven los cachorros de lobo y de perro los sitúan en caminos muy diferentes en lo que se refiere a la capacidad de formar lazos sociales con individuos de especies distintas como somos nosotros.

Debemos darle la importancia que tiene este breve, intenso y fundamental periodo en la vida de nuestro perro. No debemos separar a las crías de su madre antes de la séptima o octava semana de vida. Conocer la existencia de esta ventana que se cierra a edad muy temprana implica aplicar lo que sabemos hacer en socialización. Tenemos que incorporar el concepto de prevención en un buen desarrollo de la psique de nuestro perro.

Santiago de Vigocanes



Referencias:
(1) Instituto de Citología y Genética de Novosibirsk, Rusia.
(2) Instituto de Biología Molecular y Celular de la Federación Rusa.
(3) “UMass Amherst Study May Explain Why Wolves are Forever Wild, But Dogs Can Be Tamed”, doctoral research by evolutionary biologist Kathryn Lord University of Massachusetts.